Unidad de Rehabilitación de Columna Vertebral

Columna Activa


Fascia toracolumbar

columna activa

El sistema nervioso central tiene repartidos por todo el organismo una serie de “sensores” que le informan en todo momento del estado y las necesidades del mismo. Este sistema se conoce como fascia toracolumbar, cuya función sensitiva es de gran importancia ya que en ella se encuentran numerosos mecanorreceptores (“sensores” que detectan estímulos de tipo mecánico). El sistema nervioso central utiliza ésta y otras informaciones para determinar cuáles son los requerimientos en cuanto a movimiento de nuestro organismo y coordinar la adecuada activación muscular tan importante para la salud de nuestra espalda. Sin embargo, situaciones como posturas mantenidas durante largos periodos de tiempo y en general la falta continua de movimiento crea alteraciones en el tejido fascial. Esto supone un menor estímulo sobre los mecanorreceptores que tienden a disminuir en número y a sufrir disfunciones. Como consecuencia al sistema nervioso central le será transmitida información alterada con lo que no podrá coordinar adecuadamente la activación de la musculatura en función de las necesidades de estabilidad del tronco. Este tipo de alteraciones son comunes en pacientes con dolor de espalda. Para asegurar la salud de nuestra fascia serán necesario volver a restablecer el flujo de información hacia el sistema nervioso central. Para ello son interesantes aquellos ejercicios que demanden el control en la transmisión de fuerzas entre la cintura escapular, columna lumbar, cintura pélvica y miembros inferiores (especialmente aquellos que impliquen musculatura estabilizadora como transverso, multífidos, erector…) así como técnicas enfocadas a la mejora de la propiocepción.